Soñar...

Mi mayor placer es soñar. Soñar dormida y más, despierta. Dejar volar la imaginación y tratar de convertir esos sueños en palabras.

lunes, julio 10, 2017

GEORGE BERNARD SHAW

-->
DE LIBROS Y OTROS PLACERES

-->
“El hombre razonable se adapta al mundo; el irrazonable intenta adaptar el mundo a sí mismo. Así pues, el progreso depende del hombre irrazonable”.

Esta irónica frase es parte del legado de un escritor irlandés, George Bernard Shaw, quien obtuvo, en 1925, el Nobel de Literatura.
         Shaw pertenecía a una familia de la burguesía protestante irlandesa, muy limitados recursos. Por ello George empezó a trabajar a los dieciséis años, lo que lo obligó a terminar su formación de modo autodidacta. Cuando sus padres se separaron fue a vivir a Londres con sus hermanas y su madre, que era profesora de música (1876). En los años siguientes trabajó como periodista y crítico teatral y de música para diversos periódicos, al tiempo que publicaba novelas por entregas, si bien sin éxito; sus ingresos eran muy parcos, por lo que vivió en una relativa penuria.
         Tras entrar en contacto con la obra de Marx, se hizo socialista (1884) y pasó a formar parte de la Sociedad Fabiana, contraria al empleo de métodos revolucionarios para la transformación de la sociedad. La doctrina marxista se convirtió a partir de entonces en el principal referente de la brillante y ácida crítica social lo mismo de sus artículos que de sus obras literarias.
         En 1895, Shaw  comenzó a trabajar como crítico teatral del periódico Saturday Review, lo cual fue el primer paso hacia la carrera de dramaturgo. En 1898, se casó con Charlotte Payne-Townshend. Candida, su primera obra exitosa, se estrenó ese mismo año. Le siguieron, entre otras, La disciplina del Diablo, Las armas y el hombre, La profesión de Mrs. Warren, El hombre y Superman, César y Cleopatra y Pigmaleón, por la que en 1938 obtuvo el Óscar al mejor guion adaptado.
         Mi Bella Dama, que ha sido un gran éxito tanto en el teatro como en el cine, expresa una de sus principales obsesiones: las incoherencias en la escritura de la lengua inglesa. Ese asunto le preocupaba a tal grado que en su testamento destinó una parte de sus bienes a la creación de un nuevo alfabeto fonético para el inglés. El proyecto nunca pudo comenzar, pues los bienes monetarios que Shaw dejó no eran suficientes. Sin embargo, con las regalías obtenidas por los derechos de Pigmalión y My Fair Lady, sus herederos desarrollaron el denominado alfabeto Shaviano.
         En su vejez conoció a una monja benedictina, sor Laurentia McLachlan, con quien entabló una extraña relación de debate intelectual con tintes de cortejo, que lo condujo a escribir la obra: Aventuras de una negra en busca de Dios. Cuando sor Laurentia lo leyó, enfureció contra el escritor, prohibiéndole que se publicara. Era demasiado tarde, la obra se vendía como pan caliente por todo el mundo.
         Al final de esa historia, Shaw escribe:
         Los incautos dicen a menudo que somos una especie impermeable a nuevas ideas. Yo no lo creo. A menudo me asombra con cuánta avidez y confianza criterios recién acuñados se aceptan y adoptan sin que haya rastro de evidencia fidedigna. La gente acogerá cualquier cosa que le entretenga, le complazca o le prometa alguna utilidad. Me consuelo, como Stuart Mill, creyendo que con el tiempo las convicciones absurdas perderán su encanto y pasarán de moda y desaparecerán; que las falsas promesas, rotas, luego de tamizadas por la burla cínica serán olvidadas; y que tras ese proceso de criba las ideas consistentes, indestructibles (pues hasta suprimidas o abandonadas son redescubiertas una y otra vez) sobrevivirán y se sumarán al cuerpo del conocimiento verificado llamado Ciencia.



No hay comentarios.:

UN HÉROE CULTURAL DEL VIRREINATO

--> DE LIBROS Y OTROS PLACERES Cuando pensamos en la literatura mexicana del periodo colonial solemos lim...